Abogados de represalias del empleador en el estado de Washington

Nuestros abogados de represalias laborales han visto muchos casos que involucran empleadores que toman represalias contra las acciones de sus empleados despidiéndolos o acosándolos. Es importante que los empleados comprendan que tienen muchos derechos que están protegidos por la ley y contra represalias por determinadas acciones. Cuando alguien es despedido y cree que fue el resultado de que su empleador se vengara de él, debe probar tres cosas para un despido injustificado exitoso o un caso de represalias. Él o ella debe haber participado en una conducta protegida por la ley, el empleador debe haber tomado medidas adversas contra el empleado y existe una conexión clara entre estas dos pruebas.

¿Qué es la represalia?

En primer lugar, el empleado debe poder demostrar que la acción por la que cree que lo despiden está protegida por la ley. Algunos ejemplos de estos derechos protegidos son quejarse de discriminación en el lugar de trabajo, ausentarse del trabajo o preguntar sobre salarios o beneficios faltantes. También es importante tener en cuenta que si denuncia las malas acciones de su empleador, lo cual es una acción protegida, pero resulta ser incorrecto, seguirá estando protegido siempre que lo haya hecho de buena fe. Esta pequeña lista no es de ninguna manera exhaustiva, pero debería dar un ejemplo de los tipos de acciones que están protegidas por la ley. Si sus acciones caen o no bajo este paraguas es algo que sólo puede determinar hablando con un experto. Abogado laboral de Seattle.

El segundo componente en un caso de represalias es demostrar que el empleador tomó una medida adversa en su contra. A veces esto puede ser tan simple como ser despedido, pero hay otras acciones que también pueden considerarse represalias. Los empleadores no pueden descontarle el salario, darle una referencia negativa injustificada ni acosarlo como represalia. Generalmente, si la acción del empleador serviría como disuasivo para que las personas hagan valer sus derechos, puede considerarse represalia. Las acciones que pueden caer bajo este paraguas incluyen ser transferido a un lugar indeseable y ser degradado a una posición de menor prestigio.

La última pieza de evidencia necesaria en un caso de represalias es la conexión entre la acción del empleado y la reacción del empleador. Esta es siempre la parte más difícil de probar, porque los empleadores casi nunca admiten haber tomado represalias porque saben que la acción es ilegal. Un componente muy importante es el tiempo. Si un empleador espera unos meses antes de tomar medidas adversas contra el empleado, no le da al jurado la impresión de que fue una represalia. Es necesario que el empleador haya tomado algún tipo de acción rápida que muestre su desaprobación con las acciones del empleado.

Los empleados están protegidos por la ley para ejercer sus derechos legales. Cuando un empleador responde de manera negativa a estos derechos protegidos, esto puede ser un caso de represalia y motivo para emprender acciones legales.

¿Cómo puede PLG ayudarle con su caso?

En Premier Law Group, nuestros abogados especializados en represalias laborales entienden que determinar qué hacer después de haber sido víctima de represalias puede resultar confuso y estamos aquí para ayudarle durante el proceso. Somos abogados laborales agresivos con años de experiencia en la representación exitosa de personas que han sufrido represalias. Hemos ganado millones de dólares para nuestros clientes en Seattle, Bellevue y Vancouver. Haremos todo lo posible para ayudarle a recuperar la máxima compensación posible. Si ha sido víctima de represalias en su lugar de trabajo, llámenos al 206-285-1743.